JASON deCAIRES TAYLOR

El artista inglés Jason deCaires Taylor, crea esculturas contemporáneas bajo el agua hechas de cemento enriquecido con arena, fibra de vidrio y microsílica. Con el tiempo, se convierten en arrecifes de coral artificiales que permiten a los peces, crustáceos… vivir dentro de las esculturas, contribuyendo a incrementar la biomasa de los ecosistemas locales.

El objetivo de las intervenciones de Jason deCaires es crear estos jardines escultóricos submarinos con una doble intención, por un lado las piezas son de un material no agresivo para los fondos marinos, hormigón de Ph neutro, para que se puedan asentar sobre ellos corales, algas y todo tipo de vida marina. Por otro, busca mandar un mensaje “la mano del hombre no siempre es perjudicial para la naturaleza”. Y, otra de sus ventajas es que desvía a los turistas de los arrecifes naturales, evitando que se vean alterados.

Taylor es conservacionista, fotógrafo submarino e instructor de buceo. Debido a que los corales están sufriendo los efectos adversos provocados por la polución, el calentamiento global, los huracanes o la sobrepesca, la creación de arrecifes artificiales les proporciona la oportunidad de que se regeneren. Junto a él, trabaja un equipo de biólogos marinos que confirman que todos los materiales utilizados sean resistentes, estables y sensibles con el medio ambiente.

Su proyecto más ambicioso hasta la fecha, es la creación del mayor museo de escultura bajo el agua del mundo, MUSA (Museo Subacuático de Arte), situado frente a las costas de Cancún y la costa occidental de Isla Mujeres. Las obras de este museo incluyen Hombre en Llamas, El Jardinero de la Esperanza, El Coleccionista de los Sueños y La Evolución Silenciosa.

Otro de sus trabajos es la escultura Ocean Atlas, un encargo de la Fundación para la Educación Bahamas Coral. Se trata de la figura de una niña sumergida en el mar frente a la costa de Nassau (Bahamas) que mide más de cinco metros de altura y pesa 60 toneladas. Al igual que el resto de sus esculturas está hecha con un cemento especial de Ph neutro, que permite a los organismos del arrecife crecer sobre su superficie.

La balsa de Lampedusa o El Rubicón son los nombres de los primeros conjuntos de esculturas ya sumergidas desde el pasado 31 de enero a 14 metros de profundidad frente a las costas de Playa Blanca, en la isla canaria de Lanzarote. Es el inicio de lo que será el primer centro museístico submarino de estas características en Europa y en el Océano Atlántico.

El museo, como tal, puede visitarse desde el mes de marzo, aunque la colocación de las más de 400 esculturas no finalizará hasta 2017.
Jason deCaires Taylor

Jason deCaires Taylor. MUSA.

Jason deCaires Taylor

Jason deCaires Taylor

Jason deCaires Taylor

Jason deCaires Taylor

Jason deCaires Taylor

Jason deCaires Taylor. Ocean Atlas.

Jason deCaires Taylor. Lampedusa. Canarias

Jason deCaires Taylor. Lanzarote

PUBLICADO: 10 DE MAYO 2016



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *